domingo, 10 de noviembre de 2013

Hijos de padres con cáncer: Cuándo sólo los Abuelos pueden cuidar de sus nietos.

En esta ocasión el blog va destinado a otros abuelos, a los que por culpa de una enfermedad grave como el cáncer, tienen que hacerse cargo de sus nietos.
Os recomiendo las entradas previas sobre comunicación con los hijos de padres enfermos para conseguir una buena relación y expresión emocional de los niños en situaciones difíciles.

En la entrada anterior de este mismo blog hablamos sobre los “abuelos RE-padres”, que son aquellos que, como ayuda a sus hijos, cuidan de sus nietos llegando a pasar tanto tiempo con ellos como sus propios padres.

Muchos abuelos están listos para simplificar sus vidas y tomarlo todo más lento. Dejar eso atrás y asumir las reponsabilidades de ser el padre primario de nuevo puede incitar muchos sentimientos, incluyendo la pesadumbre, el coraje, la pérdida, el resentimiento y posiblemente la culpa. Esta transición puede producir tensión nerviosa y emocional y puede conllevar una carga financiera significativa. El choque cultural de tener que tratar con niños y adolescentes de una generación diferente puede ser enorme. Los hogares encabezados por abuelos tienen una tasa significativamente alta de pobreza al compararse con otros tipos de unidades familiares.
A los abuelos les puede resultar difícil decir “no” o establecer límites, sobretodo cuando se siente lástima por los nietos cuando la razón por la que tienen que cuidar de los niños es por una enfermedad grave como el cáncer. O, a la inversa, puede estar preocupado porque, sin una educación estricta, sus nietos podrían no respetar su autoridad.

Además, los niños de padres que no pueden ocuparse de ellos tienen más probabilidades de presentar problemas emocionales y de conducta, tales como comportamientos rebeldes o que buscan poner a prueba los límites.

Cuidar a los nietos puede ser uno de los hechos más desafiantes, así como uno de los más gratificantes de su vida. Puede exigir hacer algunos cambios en la vida diaria. Algunos aspectos que estos abuelos RE-padres podrían necesitar adaptar incluyen:

  • Económico-Legal: Los gastos de criar a un nieto o nietos impactan en el presupuesto que tenían previsto los abuelos.  Puede afectar a los planes que ellos tenían hechos.  También es conveniente arreglar la situación legal (custodias, etc.)  Se recomienda que busquen asistencia (trabajo social, asociaciones específicas, abogados,…) para determinar si existen ayudas para cubrir los gastos del cuidado del niño (alimentación, vivienda, ropa, salud, etc.) y arreglar temas burocráticos.
  • Social: los abuelos pueden aislarse del grupo de su propia edad, muchos de cuyos integrantes, si no todos, están atravesando una experiencia más tradicional de abuelazgo. Este aislamiento puede llevar a la infelicidad y la frustración.                    Se recomienda que encuentre tiempo para también concentrarse en ellos mismos. Esto es perfectamente aceptable y para nada egoísta. Tomarse un descanso de los nietos para hacer un recado, pasar tiempo solo o en pareja o con un amigo, o incluso para asistir a alguna clase. Es saludable cultivar intereses fuera de las responsabilidades familiares para mantenerse emocionalmente equilibrado. 
  • Físico: El cuerpo puede no estar listo para encargarse de tener que dar de comer en medio de la noche y de las constantes ocasiones en que uno se debe levantar o inclinarse mientras se persigue a los pequeños.  También puede resultar difícil mantener el ritmo de los niños en edad de escuela secundaria, hallar energías para ayudar los que están cursando la escuela media con sus tareas, o asistir a las actividades o conferencias escolares. El ejercicio regular puede aliviar el estrés físico y mental.
  • Cuidarse: Como adulto mayor, se pueden enfrentar enfermedades y condiciones comunes relacionadas con la edad. Las presiones añadidas de actuar como padre pueden exacerbar cualquier condición preexistente. El proveedor del cuidado de la salud debería estar enterado de las circunstancias especiales y estar disponible y sensible a sus necesidades físicas. Así, es importante encontrar un médico o enfermera de atención primaria (o general) con quien se sienta cómodo hablando acerca de la situación familiar y de sus efectos potenciales sobre la salud.
  • Emocional: La transición entre ser un adulto mayor sin personas dependientes y criar nietos puede ser muy traumática. Dedicar su tiempo, su energía y su dinero para hacerse cargo de las responsabilidades de ser un padre primario de nuevo, puede fomentar sentimientos tales como el dolor, la furia, el resentimiento y, posiblemente, la culpa, llevándolo a la depresión o a la ansiedad.  El estrés de ser padre puede aumentar cuando en forma simultánea se producen otras demandas de atención. Estas demandas pueden incluir el ocuparse de su propio padre, hermano o cónyuge mayores.  No tenemos que olvidar el dolor que sienten cuando el motivo es la pérdida o incapacidad por una enfermedad como el cáncer. Otros pueden sentirse culpables y descorazonados si no son capaces de criar a los nietos que necesitan cuidados.  La recomendación es que, se trate de un amigo, un miembro de la familia o un consejero de salud mental, será importante tener alguien con quien hablar y en quien confiar y que sea lo suficientemente compasivo y comprensivo para guiarlo hasta un profesional apropiado en busca de ayuda si se necesita. Asistir a grupos de apoyo puede permitir conocer a otros abuelos que están haciendo de padres otra vez. El entorno de grupo brinda la oportunidad de compartir experiencia y aprender del otro.

¿Por dónde empezar?

Estos niños muchas veces no se sienten seguros y tienen miedo; pueden estar enojados o abochornados por esta situación. Tomará tiempo para que se sientan seguros. Estos abuelos pueden animarlos a que se sientan más positivos y que se ajusten más fácilmente a su nuevo hogar de la siguiente manera:
  • Establecer una rutina diaria para comer, dormir y otras actividades.  Esto le dará a los niños cierto sentido de estabilidad en sus vidas. 
  • Ayudar a los nietos a sentirse bienvenidos en su nuevo hogar haciendo espacio para ellos y sus pertenencias. Su hogar debe ser acogedor, seguro y apto para niños.
  • Practicar las destrezas de comunicación. Hablar con los nietos y estar seguro que los niños saben que siempre les pueden hablar.
  • Usar la disciplina positiva, enfatizando la educación y no el castigo. Premiar la buena conducta con elogios. Establecer unas cuantas reglas de comportamiento y ser consistente en lograr que se obedezcan.
  • Encontrar actividades en común entre abuelos y nietos para fortalecer la relación: lectura, ordenadores, etc.
  • Aprender a decir que "no". No siempre se tiene tiempo para hacerlo todo. Aprender a establecer prioridades y elimine las cosas que no son necesarias.
  • Si es posible, hacer un curso para refrescar las destrezas como padre.  

Los psiquiatras y psicólogos de niños y adolescentes reconocen el papel importante que tienen los abuelos que crían a sus nietos. 

Mientras más capaces sean los abuelos de satisfacer sus propias necesidades, de mejor manera podrán cumplir con las demandas de la paternidad.



BIBLIOGRAFÍA



lunes, 4 de noviembre de 2013

Los abuelos RE-padres: cuidando a los nietos, responsabilidades compartidas.


En la situación actual que los ciudadanos estamos viviendo, los abuelos están siendo el sustento “logístico” y económico de muchas familias.  Son un importante recurso tanto para los padres como para los niños. Ellos proveen cuidado a los niños, ayuda financiera y apoyo emocional. En ocasiones se les reclama para que provean mucho más, incluyendo el cuidado parcial o a tiempo completo y la responsabilidad de sus nietos.

Generalmente toman el papel de cuidadores por amor a sus nietos y a su familia. La atención de los nietos también puede ser una necesidad: puede no haber más que extraños para ejercer ese rol, situación que a menudo se considera una opción inaceptable para un abuelo que elige criar a sus nietos. En estas situaciones, los sentimientos de amor incondicional de un abuelo se combinan con un sentimiento profundamente arraigado de responsabilidad y compromisos familiares.

A mí me gusta llamarles “abuelos RE-padres”.  “RE” por dos motivos: primero porque vuelven a ser padres, ya que en su juventud ya lo fueron; y segundo porque se convierten en una figura similar a los “dobles” de las películas de cine: hacen de padres sin serlo porque ya existe alguien con ese papel.  Pero muchas veces son los que se llevan las escenas más difíciles por un sueldo mucho menor…

Beneficios y Dificultades

Existen muchos beneficios, tanto para los niños como para los abuelos, cuando éstos se convierten en cuidadores substitutos de forma habitual y varias horas al día:
  • Los abuelos pueden brindar a sus nietos estabilidad, predictibilidad y un modelo de rol saludable.
  • También aportan al proceso paternal los beneficios de la experiencia y de la perspectiva.
  • Brindar atención a los nietos ayuda a algunos cuidadores mayores a sentirse jóvenes y activos, otorgándoles un gran propósito de vida.
  • Los RE-padres pueden rejuvenecer al recibir amor y compañía de parte de sus nietos.

Por otro lado, transformarse en RE-padres de una generación a la cual no se pertenece, y que puede quedar bastante lejos, presenta un sinnúmero de desafíos. Igual que algunos padres, pero de una forma más intensa, pueden no sentirse actualizados respecto de las últimas modas pasajeras, programas de TV, películas, Internet y música juveniles. De modo similar, pueden no sentirse preparados en las materias que se enseñan en las escuelas o sobre los nuevos métodos que se utilizan para impartirlas. Esto les dificulta la comunicación con sus nietos, compartir las experiencias diarias o entender su comportamiento.

Pero yendo más allá, nos encontramos que muchos abuelos en el papel de encargados del cuidado del niño (y también muchos padres y madres) subestiman o no están conscientes de las cargas adicionales que su nuevo papel como ‘RE-padres' les impone a ellos. Los abuelos a menudo asumen que su papel tiene que ser el de nutrir y recompensar a los niños sin tener que establecerles límites.

Estoy a favor de que los abuelos puedan cuidar de sus nietos, y más si es por necesidades ineludibles.  Pero soy de la opinión de que se ha llegado a un punto en el que los abuelos tienen una Responsabilidad delegada muy superior a la que les toca.  Y que si esto ocurre o es necesario, no se corresponde a la Autoridad delegada que deberían tener.  Cuando son los abuelos los que se ocupan de los niños la mayor parte del tiempo, deben participar y decidir también en la crianza de los niños.  El motivo principal: que son ellos los que la van a llevar a cabo.

Recomendaciones

El consenso en los estilos de crianza es básico, y más aún si tenemos a un niño o niña con algún problema o necesidad a trabajar. 
Esto puede ser un hándicap para los abuelos y los padres, por ello os proporcionamos algunas recomendaciones:
  • Decidir conjuntamente (padres y RE-padres) los horarios "extra-excolares" de los niños.  Se deben pactar las actividades rutinarias teniendo en cuenta las necesidades y capacidades de los abuelos.
  • Reforzar las decisiones que toman los abuelos respecto a los niños: si los padres no están de acuerdo se debe aclarar en privado, pero no desautorizarlos delante del niño.
  • Lo mismo para los abuelos: no desautorizar a los padres sobre su estilo de crianza.  Éste debe estar consensuado en unos mínimos, aunque después cada uno tenga sus propios métodos.
  • Se tienen que asegurar momentos para que los abuelos puedan relacionarse con otras personas de su grupo de edad, ya que el aislamiento en este sentido puede llevar a la infelicidad y frustración.
  • Encontrar actividades en común entre abuelos y nietos para fortalecer la relación:
    • Lectura: a los niños (y no tan niños) les encanta escuchar cuentos e historias leídas en voz alta por sus abuelos.
    • Actualizar los conocimientos sobre ordenadores: si no se tiene uno propio se puede acudir a la biblioteca pública, donde además es posible que se oferten cursos gratuitos para gente mayor.
  • Los abuelos deben cuidar su salud, es la mejor forma de asegurar el cuidado de los nietos. Deben descansar y, si es posible, realizar alguna actividad física de forma habitual como caminar o ir a la piscina.
  • Dejar a los abuelos decir NO: no siempre tienen el tiempo para hacerlo todo.  También tienen que establecer prioridades y eliminar las cosas que no son necesarias.
En una próxima entrada en el Blog hablaré sobre los abuelos que, por falta de los padres por enfermedad o muerte, asumen la crianza completa o casi-completa de los nietos convirtiéndose en padres.